Nutrición

Un problema de nutricion en nuestros días.

Compartir

Intoxicación de información: un problema nutricional en nuestros días.

La ciencia es base de nuestra cultura y debería ser la que guíe nuestras acciones en general. La ciencia tiene la característica de autocorregirse y cambiar según la profundización en los temas, y eso, al ser humano, no nos gusta. Queremos bajar la guardia, atender a unas leyes de la nutrición establecidas para poder mecanizar nuestras acciones. A veces, tomando la alimentación tradicional como dogma, otras veces, tomando de esta manera nuestras experiencias subjetivas.

 

La ciencia es un camino cambiante pero siempre seguro.

A diferencia de las pseudociencias, la ciencia es escepticismo. El método cientifico, espera hasta haber comprobado con experimentos las hipótesis planteadas para poderlas convertir en una ley. Las pseudociencias, pueden obviar o falsear cualquiera de los pasos de el método científico. Aquí no hay buenos o malos, hay rigurosos con el método o inexactos. Lo peligroso del tema viene dado cuando hay farsantes que quieren convencer en nombre de la ciencia. Algunos pseudocientificos “solo” nos marean y nos apartan de la ciencia, pero hay otros que, intencionadamente ponen en nuestras cabezas ideas falsas para enriquecer su bolsillo. Cuidado con los consejos de alimentación que no vienen avalados por la ciencia, pueden llevarnos a problemas graves de salud. Somos lo que comemos.

Porqué hay tantas dudas sobre la alimentación?

método científico

Infoxicacion: El arte de mantenernos aturdidos

La cantidad de información a la que tenemos acceso hoy en día, hace que nos sintamos ciertamente aburridos y confundidos por la diferencia de opiniones. Todo lo que escuchamos, opiniones objetivas o subjetivas, nos afecta según nuestras estructuras mentales queramos o no. Solemos forzar la realidad para encontrar verdades o  dogmas que apoyen nuestros intereses. Es facil autocomplacerse en esta sociedad. ¿Tu lo haces?

 

Desinformación: queremos toda la verdad y nada mas que la verdad

El diccionario define la desinformación de la siguiente manera: Falta de información u ocultación de ella. Manipulación intencionada de una información para conseguir un fin. Todo esto suena muy tremendista, pero no podemos ser confiados en un mundo que se mueve por intereses económicos. El poder económico de algunas industrias ha influido sobre la legislación alimentaria en algunos casos y actualmente no podia ser menos.

Nuetros gobiernos permiten alimentos con aditivos cancerigenos para sus ciudadanos y no suelen apoyar algo tan importante como la alimentación ecológica. La verdad es que es un trabajo arduo el saber, porque y como, hay quien se encarga de manipular información para que consumamos tal o cual producto, pero hay que intentarlo de mano de la ciencia.

 

 

 

Consejos para no engañarnos en la nutrición

Con la salud no se juega.

1. Para una búsqueda segura, está bien recolectar información a través de sitios web acreditados fuentes de información ligados a  organismos gubernamentales, asociaciones médicas o científicas, fundaciones o universidades.

Paginas ciencia fiables

Sociedad española de nutrición

Sociedad española de endocrinologia y nutrición

federación española de sociedades  de la Alimentación, Nutrición y Dietética

Revista Española de Nutrición Humana y Dietética

2. Contrastar las fuentes, sobretodo si no vienen dadas por los organismos anteriormente nombrados.

3. Algunas señales en las páginas web nos alertan sobre la baja calidad del su contenido

  • Material en forma de anuncios
  • Escritos sensacionalistas
  • Pocos materiales de apoyo
  • Estructuras desordenadas, letras mayúsculas, colores llamativos, símbolos de exclamación.

 

4. Analizar objetivamente y apreciar las fuentes fiables que no son afines a nuestros intereses, para no auto engañarnos.

 

 

5. Convencernos de que es nuestra obligación mantenernos informados. Desgraciadamente nadie va a velar por nosotros en cuanto a la nutrición. En las cosas importantes de la vida, nos toca agarrar el toro por los cuernos.

 

 

6. Acostumbrarnos a rechazar como verdad cualquier idea no fundamentada en la ciencia. Si la ciencia no especifica, tomarlo siempre como una teoría no demostrada.

 

 

7. Y por supuesto, antes de hacer ningún cambio en nuestra dieta, consultar a médicos de la nutrición. La asociación española de dietistas nutricionistas creó un sistema metodológico al que denominó dietética y nutrición aplicada basadas en la evidencia. Este sistema está basado en el método científico, y con él,  los nutricionistas pueden decidir de manera segura qué tipo de recomendación alimentaria y en qué grado se debe aplicar en cada caso particular.

 

 

 

 

Lo peor para la salud es lo más bueno al paladar, es una frase con la que no estoy en absoluto de acuerdo. Hay cosas buenísimas para la salud que son riquísimas al paladar, como una ensalada de legumbres o un aguacate fresco, por otro lado hay personas que rechazan los bollos industriales, porque notan los químicos que le han añadido. Nuestro cuerpo realmente sabe lo que es saludable y le encanta. La educación alimentaria pasa por mostrar las bondades de sabor que puede aportarle un alimento altamente saludable. Esto en buena parte se consigue a través de el arte culinario.

La desinformación e infoxicación hace que no podamos centrarnos en encontrar una respuesta científica a nuestras dudas nutricionales. Así que la educación también debe ayudar a las personas a saber buscar información fiable para no ser pasto de la manipulación alimentaria.

Compartir

Related Post

No Comments

Post a Comment