sello ecológico

No es ecológico todo lo que reluce: Las limitaciones del sello eco

Compartir

Las limitaciones del sello ecológico.

 

La humanidad esta haciendo esfuerzos por lanzar  leyes, etiquetas, sellos que garanticen que el producto que se va a consumir es ecológico. Aún estamos verdes en entender qué es un producto ecológico y mucho más verdes en saber la importancia de consumir dichos productos. Los detractores atacan alegando que, lo que etiquetan como ecológico, no lo es del todo. No les falta razón, pero como dije en este artículo, aunque el concepto de ecológico actual no sea perfecto, es nuestro único camino.

Hoy nos encargaremos de definir que significa alimentarse de manera eco-lógica con el ambiente, mas allá de los sellos y las leyes.  Solo se puede afirmar que es un alimento ecológico por sus sellos, pero se necesita mas reflexión para saber si es completamente lógico con el medio.

 

 

Alimentos con Huella ecológica reducida

Para que un alimento sea ecológico verdaderamente, tiene que tener la huella ecológica reducida. Son muchas personas las que relacionan los productos ecológicos con los productos de proximidad. Ni todos los productos locales son ecológicos, ni todos los ecológicos son productos locales. Para nuestro sentido común parece que sí, pero no según la ley. El sello ecológico no garantiza que los productos sean de temporada ni de km0. Hay que tener mucho cuidado, también en no confundirlo con el comercio justo, de hecho, hay grandes empresas que están deslocalizando geográficamente su producción para poder conseguir productos eco por un precio más bajo. Esto en la práctica provoca que existan trabajos precarios en países en vías de desarrollo. Por esto hay un sentimiento generalizado de injusticia cuando se descubre que el producto ecológico puede ser una carne procesada, una piña de australia, o una naranja en agosto. ¿Qué cantidad de recursos naturales se necesitan para elaborar este bien?

 

 

¿Qué cosas debemos considerar a la hora de adquirir un alimento lógico con el medio?

Certificado ecológico 

El sello ecológico  es la mejor manera de asegurarse de que el producto cumple normas básicas de ecologia en mayor o menor medida según la flexibilidad de cada país o región. Nos asegura que en la agricultura no se hayan usado pesticidas ni ninguna variante de venenos en los cultivos y que no se utiliza ningun método de agricultura que sobreexplote el medio. En cuanto a los animales, nos asegura que se les da mejor calidad de vida, repercutiendo en la calidad final del producto, además de no recibir tratamientos con antibióticos. Un ejemplo maravilloso del trato animal es la empresa Pastures de Castelltallat. Este sello se le concede a un producto de una marca en concreto, sin tener en cuenta qué tipo de materia lo compone. Depende de la materia prima que sea, y solo por ello, se puede considerar el grado de ecologismo de el alimento, según su huella de carbono y su huella hídrica. ¿Qué es más ecológico?, ¿Mangos ecológicos de Madagascar,  piña ecológica de Barcelona o  naranjas de Valencia?

 

Huella de carbono y huella hídrica reducidas

La huella de carbono es el total de los gases de efecto invernadero emitidos por efecto directo o indirecto de una acción. Los productos importados son transportados por vías que por desgracia, hoy en día, aún funcionan con combustibles fósiles. Mientras sea así, cuanta más distancia, mayor es la huella de carbono.

La huella hídrica nos permite observar qué cantidad de agua se requiere para hacer un  determinado producto. Se debe observar este dato en los alimentos para poder sustituir o reducir su uso si se invierte una cantidad desproporcionada de agua en producirlo. La huella hídrica de la carne de vacuno es mucho mayor que la huella de cualquiera de las otras carnes, por ejemplo.

 

produce-tus-alimentosptt

 

¿Como podemos consumir de manera más respetuosa?

  1. Productos ecológicos: Consumir productos ecológicos, sobre todo los alimentos que no pueden encontrarse en el mercado local, como el café o el chocolate. Si son de paises lejanos, es importante que también los consumas de comercio justo.
  2. Alimentos fescos: Los productos a granel y de proximidad suelen necesitar menos envases. Los costes energéticos de realizar los envases para la comida son aproximadamente dos tercios del valor de la comida en sí misma. Si reducimos el consumo de envases y utilizamos productos reutilizables estaremos evitando la emisión de una gran cantidad de CO2.
  3. Ingredientes locales: Los ingredientes locales, como sabemos, producen menos huella de carbono porque no tienen que ser transportados, pero además, estos alimentos suelen estar adaptados al medio por lo que no necesitan tantos recursos para un crecimiento óptimo. Produce tus propios alimentos.
  4. Productos de temporada: Hoy en día muchos de los productos frescos que encontramos en las tiendas han pasado mucho tiempo en cámara frigorífica. Aparte de verse reducido su sabor al no recolectarse en su estado óptimo de maduración, requiere una gran cantidad de energía que al final resulta en CO2 para la atmósfera.
  5. Respeta la comida: ¿Compramos la cantidad que vamos a comer? o en caso contrario, ¿tiramos esta comida? Ser un poco austero en las raciones y compras nos ayudara en esta tarea.
  6. Consume menos carne: Sobre todo la carne menos ecológica de por si, como es el vacuno. Una campaña que me parece estupenda son “lunes sin carne“, esta propuesta nos anima a ayunar de carne una vez a la semana.

 

Nutrirse de manera más respetuosa

Tengo la esperanza que la información que ahora demandamos los consumidores responsables en las etiquetas de los productos, tenga un uso puntual en el tiempo. Se debe tender a que no exista la posibilidad de producir o comprar un producto que cause problemas ecológicos. No creo que necesite saber a estas alturas que una crema corporal no es tóxica, por ejemplo.

Muchas empresas están jugando al marketing verde lanzando mensajes ambiguos para hacernos creer que respetan el medio ambiente, por eso, por ahora, son necesarias las etiquetas que certifiquen si el producto es eco o no. Es muy necesario el marketing ecológico para darle un valor añadido a los productos, pero sobre todo para promocionar el uso de los productos verdes, y el gran bien que pueden hacer.

El futuro es verde, no perdamos tiempo criticando el sistema de etiquetado ecológico, invirtámoslo convenciendo de que es necesario este cambio hacia lo ecológico, consumiendo y creando productos verdaderamente ecológicos. Con el sello y con mucho más.

Compartir

Related Post

Post a Comment